Bretagne, bajo coste, alojamiento barato

12 de Septiembre

La casa está completa y en el desayuno coincidimos los 6 huéspedes y nuestra anfitriona, como el día anterior, sigue hablando sin parar. Nos cuenta mil historias extrañas que le han ocurrido con sus clientes a lo largo de dos años. Perros que hacen sus cosas en cualquier sitio, padres que no quieren pagar por las camas de sus hijos porque dicen que duermen en el sofá, padres que abandonan a la familia y tiene que ir alguien a recogerlos... Aunque nos da reparo levantarnos, cortando la conversación, nos decidimos y partimos hacia Concarneau para ver la parte amurallada durante el día.

En la plaza del pueblo hay un mercadillo y aprovechamos para dar unas vueltas. La ciudad antigua es muy bonita, es una isla en medio del puerto y toda totalmente amurallada, con un puente levadizo para llegar a ella. Es sus tiempos era impenetrable.

Decidimos volver a Quimper a pasear por la ciudad y aprovechar para comer. Recorremos algunas calles diferentes a las de la última visita y nos metemos en un restaurante a probar crepes nuevas (Creperie Ti Borleden). En el restaurante nos "invade" una excursión de japoneses que revoluciona todo el comedor. De todas maneras las crepes están tan buenas que conseguimos ignorarlos.

Tras recorrer las calles mas interesantes de Quimper tomamos la carretera de la costa para llegar a Le Guilvinec a la llegada de los pescadores. Cuando llegamos descubrimos que muchos mas turistas de autobús están ya allí para ver lo mismo que nosotros. Y suponemos que se llevan la misma decepción que nosotros, llegan muy pocos barcos y la descarga de pescado no es ni mucho menos espectacular.

Terminamos el día en Pont Aven y cenamos en el Molino convertido en restaurante. Los camareros no amables precisamente, y la comida tampoco es una maravilla. Eso si, nos lo cobran como si fuera un manjar.

Nos vamos a dormir.

Siguiente día

 


Viaje a La Bretaña 2005

Enlaces

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 


Guías de viaje:

 

Volver a página principal