Bretagne, bajo coste, alojamiento barato

7 de Septiembre - Miércoles

5:30h Salimos Pamplona hacia Mont-Saint-Michel, hemos creído que lo mejor era hacer la subida hasta la bretaña de un tirón y directamente dormir a los pies de Mont-Saint-Michel.

A las 13:00h llegamos a nuestra primera parada Rennes. En esta ciudad ya podemos apreciar las típicas fachadas de madera bretonas. Es un tipo de construcción que veremos en todos y cada uno de los pueblos de esta zona de Francia. Después de tomarnos algo en una terracita con un ambiente muy estudiantil, proseguimos nuestro camino hacia nuestro alojamiento.

Con ayuda del GPS encontramos nuestra chambre d'hote en Roz sur Couesnon, "La Fleur de Sel". La casa tiene un añadido enteramente construido de madera y es ahí donde se encuentra nuestra habitación. Una habitación en la que cabían 5 personas cómodamente, con baño dentro y decorada muy a la "francesa". Además de la buena situación (5 minutos del Mont-Saint-Michel) y calidad del alojamiento, esta chambre d'hote nos impactó por el desayuno tan bien surtido que estaba incluido en el precio (40€ por hab /día). Todo era artesanal, bollos, mermeladas, etc.. y el colmo era que la dueña de la casa te iba sirviendo crepes recién hechas y no paraba hasta que no pudieras mas!. En definitiva, un alojamiento muy recomendable.

Después de instalarnos y descansar unos minutos, nos dirigimos hacia el Mont-Sain-Michel, no nos acabábamos de imaginar cómo era exactamente y lo que vimos nos dejó maravillados. Hace muy buen tiempo y las vistas de la bahía en donde está enclavado el monte son impresionantes. Como es tarde (según el horario francés), damos una pequeña vuelta por dentro del complejo (es gratis, solo se paga por ver la abadía) y buscamos algo donde cenar. Para ello nos alejamos de la zona turística intentando encontrar algo mas autóctono, y lo conseguimos, en Pontorson un pueblecito cerca del monte degustamos nuestras primeras galetes y crepes. Después de cenar aún nos acercamos una vez mas al Mont-Saint-Michel para ver la subida de la marea. Pudimos comprobar que sube muy rápido, aproximadamente 1 m (longitudinal) al minuto. Todo esto medido con un paso de los míos que puede que sea algo menos de 1 metro je je. De todas maneras avanza lo suficientemente rápido como para apreciarlo perfectamente. El monte iluminado está precioso y la luna y el ruido de la marea hacen de la noche en Mont-Saint-Michel un momento mágico.

 

Siguiente día ->

 


Viaje a La Bretaña 2005

Enlaces

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 


Guías de viaje:

 

Volver a página principal