viaje por europa 2003, ruta en coche, bajo coste
26/07/2003 Graz - Venecia  (414Km)

El 26 por la mañana emprendemos nuestro camino hacia Venecia, nos vamos con un poco de pena porque Graz y sus alrededores merecen una visita de mas de dos días, pero nos invade también la ilusión de visitar la mágica ciudad de Venecia.

El camino hacia Venecia es fácil, son carreteras amplias y sin ninguna complicación llegamos a las cercanías de Venecia. Hemos comido en un área de servicio y con el camping gas :-), se nota que hemos venido preparados. Todavía tenemos mucho tiempo para visitar la ciudad de los canales. Pero surge un problema...

No hay quien entienda (porque no les interesa), la manera de acercarse a la ciudad en coche.. Venecia es un conjunto de pequeñas islitas alejadas de la costa 1km mas o menos. Para llegar en coche hay un puente que une la costa con la Piazzale Roma y hacia allí nos dirigimos. Una vez llegas a dicha plaza debes aparcar el coche en uno de los 4 o 5 aparcamientos existentes. Cuidado porque hay truco!!. Todos los parkings menos uno te cobran por día, estés 1 hora, 2 o 20. Son unos 18 euros por aparcar... como nuestra economía no estaba para esos lujos y ya que solo íbamos a estar unas 3 horas buscamos y buscamos y al final encontramos uno que cobraba por horas (Parking San Andrea). Para llegar: pasas por el puente hasta Venecia y avanzas hasta que llegues a la Piazzale Roma (donde paran los autobuses), la carretera te obliga a ir hacia la derecha unos metros y luego deberás dar la vuelta. Pues no, cuando tengas que dar la vuelta, gira a la derecha otra vez. Ahí está un parking al aire libre que te cobran por horas.

Después de lograr aparcar en dicho parking, nos dirigimos a la oficina de Información y Turismo para que nos dieran alguna mapa o folleto de la ciudad.. Casi sin preguntar te indican que debes comprar un billete en el Vaporetto de ida y vuelta en esa misma oficina... nosotros nos negamos y conseguimos un plano gratuito. En el plano no parecía muy grande Venecia pero como todo el mundo cogía el Vaporetto nos dirigimos a las taquillas... otro lío. Existen muchos billetes diferentes y no está nada claro cual coger, además nadie mira el billete al montarte en los barcos así que puedes hacer lo que quieras. De todas maneras lo que nos ofrecían en Información y Turismo era mas caro que los precios oficiales. Compramos el que nos pareció bien y como somos honrados hicimos el recorrido marcado en el billete. La ida por el Gran Canal hasta la Plaza de San Marcos y la vuelta rodeando Venecia.

El viaje en el Vaporetto por el Gran Canal es muy bonito pero no es adecuado para los que tengan fobia a las multitudes. Resulta que aprovechan cada viaje al máximo y los barcos-buses van hasta los topes.

Pasamos por debajo del Puente Rialto, el de la Academia y por fin llegamos a la Plaza de San Marcos. Dimos una rápida vuelta, lo justo para darnos cuenta de que todo el mundo andaba por las cuatro calles principales y estaban abarrotadas,, en cuanto te salías del recorrido "oficial" encontrabas bonitos rincones y ningún turista. Decidimos que al día siguiente volveríamos, pero andando. Nada de coger barcos de ganado.

Para dormir habíamos reservado habitación en el Albergue de Padua. Encontrar el albergue nos costó bastante pero a cambio, entablamos conversación con dos paisanos amabilísimos que nos dieron mil y una explicaciones e incluso nos regalaron un mapa. Padua gira en torno al Prato della Valle. Es una plaza muy grande, enorme, en el centro de la ciudad. Según los italianos es la plaza mas grande de Europa después de la Plaza Roja de Moscú. El albergue está muy cerca de dicha plaza y el toda esa zona se respiraba un ambiente muy tranquilo, tan tranquilo que a las 22:00 no encontrábamos nada abierto para cenar, tan tranquilo que el albergue cerraba a las 23:00 horas, y era sábado!!. Así que nos dirigimos a la plaza y conseguimos comer unos bocatas rápidos en un kiosko de refrescos. Parecía que habíamos retrocedido 40 años. Los jóvenes estaban sentados en los jardines de la plaza, chicos por un lado y chicas por otro. No se oía una palabra mas alta que otra. A las once fuimos al albergue y cada uno a su habitación (no había habitaciones mixtas). Por la mañana siguiente nos despertaron con una sirena como de bombardeo y fuimos a desayunar un pan y una mermelada con un café de máquina. Todo esto contado, no se podía repetir.

Al día siguiente nos dirigimos a pasar la mañana a Venecia, aparcamos en "nuestro"parking por horas y comenzamos a caminar hacia la Catedral. Para poder llegar andando es necesario hacerse con un buen plano. Nosotros utilizamos el que nos dieron en la Oficina de Turismo. Si te adentras en Venecia sin plano te perderás con total seguridad. Esta ciudad es como un laberinto. Gran parte del recorrido lo hicimos totalmente solos, la gente no se adentra en la ciudad andando ya que todos van por el Gran canal en los barco-buses. Al ir andando descubres bonitos rincones, ves a los venecianos de verdad, a las abuelas haciendo la compra etc etc... Nuestro único gasto esa mañana, a parte de unos ricos y baratos helados, fue subir al Campanile (6€), un poco caro pero que mereció la pena por las vistas impresionantes de la ciudad desde las alturas. Pero todo lo bueno se acaba y poco Después de comer nos dirigimos hacia nuestra próximo destino: Turin, pasando por Milán.

Siguiente ->

Viaje por Europa 2003

Enlaces

 

Firma en nuestro libro de visitas

 


Guías de viaje:

 

Volver a página principal