lisboa 2006

Domingo 8 de Octubre de 2006

Hoy salimos hacia Lisboa, tenemos el vuelo a las 7:10 de la mañana con la compañía Vueling, y para llegar con tiempo suficiente, pedimos un taxi para las 5:00 de la mañana. En Barcelona (supongo que en el resto de España también), puedes reservar un taxi para esas horas intempestivas y desde la compañía te llaman por telefono para avisarte de que el taxi ya está en la puerta de tu casa. Pues bien, fue esa llamada la que nos despertó!. Nos habíamos dormido!. El taxista llamando al portero automático para ver que pasaba y nosotros corriendo por la casa procurando que no se nos olvidara nada y con los ojos sin abrir del todo. Afortunadamente, como habíamos pedido el taxi con suficiente tiempo nuestro despiste solo se tradujo en unos pocos euros para el taxista.

El vuelo fue sin contratiempos y llegamos a Lisboa a la hora prevista. Después de algún contratiempo al recoger las maletas por un cambio de cinta inesperado, cogimos el autobus urbano 44 para desplazarnos al hotel Lutecia.

Existen varias opciones para desplazarse desde el aeropuerto hasta Lisboa, pero la mejor opción (mas barata se entiende) es coger el autobús urbano y comprar el billete en el mismo autobús por 1,20 euros. La parada de estos autobuses está justo después de las paradas del aerobus y los shuttlebus de los hoteles. Los recorridos del metro y bus urbano se puede ver en esta web.

Como suponiamos, al llegar al hotel tan pronto, la habitación no estaba preparada todavía, así que nos fuimos a visitar la ciudad.

La mejor opción para recorrer la ciudad es comprar el billete combinado para metro, bus, tranvía, etc, de varios días y con viajes ilimitados. Nosotros compramos el de 5 días por unos 13 euros y podemos dar fe de que lo amortizamos en pocos días.

Lo primero que hicimos fue ir hasta la plaza de Rossio y desayunar por segunda vez en la famosa pastelería "La Suiza". Nuestro primer contacto con los bollos portugueses ha sido un poco extraño pero satisfactorio. Después de desayunar utilizamos nuestro pase de transportes para subir en el Elevador de Santa Justa y obtener una bonita perspectiva de Lisboa desde las alturas.

Desde el barrio de Chiado y para tener una visión general de la ciudad, volvimos a Baixa y cogimos el tranvía 28 en dirección al Castillo de San Jorge. Este tranvía es el más típico de Lisboa y son muchos los turistas que lo utilizan. El recorrido del tranvía pasa por todas las zonas mas conocidas de Lisboa y además lo hace por calles muy estrechas, cuestas muy empinadas y a bastante velocidad, lo que hace que el viaje sea muy entretenido. Después de llegar hasta el final del recorrido (Martim Muniz), nos volvimos al hotel y ya estaba nuestra habitación preparada.

Por la tarde, después de descansar, nos dirigimos al centro de nuevo, para seguir dando vueltas. En un principio decidimos ir a un restaurante que nos han recomendado, el Lautasco. Para llegar a él, subimos de nuevo con el 28 al Castillo de San Jorge parandonos a la altura de los miradores hacia el Tajo. Desde allí se puede bajar andando a través del curioso barrio de Alfama hasta llegar a la orilla del río. El restaurante está donde nos han dicho, pero nuestro gozo en un pozo, está cerrado!. Solución de emergencia, a buscar otro. También nos han hablado del Chapito y hacía allí nos dirigimos. Nos cuesta un poco llegar ya que hay que subir alguna que otra cuesta, pero merece la pena. Se trata de un "espacio" cultural, que tiene desde un teatro, hasta un restaurante, una barbacoa, un bar, etc. Nosotros decidimos cenar en la terraza de la barbacoa, y por un precio nada exagerado cenamos un buen trozo de carne argentina. En este restaurante sufrimos por primera vez algo que en los próximos días veremos que es habitual, la lentitud del servicio.

Día siguiente ->


Lisboa 2006

Fotos

Alojamiento

Transportes

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 

Guías de viaje:

 

Volver a página principal