Nueva York, alojamiento barato, bajo coste

Jueves 15 de Abril de 2004

Ho comenzamos el día en el Museum of Natural History. Se puede llegar en metro hasta la misma puerta, ya que tiene una estación especialmente construída para el Museo. Este Museo es un lugar sorprendente, está dividido en muchos apartados y algunos, puede que en Europa nos lleguen a parecer cutres como por ejemplo multitud de animales disecados dentro de enormes vitrinas en las que se recrea su ecosistema. Sin embargo la gran mayoría de muestras son dignas de visitar, como la de los dinosaurios, los minerales o el invernadero gigante que hay a la entrada, en dónde se pueden ver multitud de especies revoloteando por encima de tu cabeza, o incluso posandose en tus hombros.

La parte mas destacable del Museo es el Rose Center for Earth and Space. Se trata de un planetario muy llamativo en cuanto a su construcción y toda una exposición relacionada con la formación de la Tierra muy interesante, en dónde puedes apreciar a cuantos centimetros equivale nuestra Historia en toda las decenas de metros que ocupa la formación de la Tierra. También se pueden ver rocas lunares y una gran exposición sobre la sonda enviada a Marte por los americanos (Spirit y Opportunity).

La visita al Museo y al Planetario se puede alargar durante toda la jornada, pero nosotros, después de comer, dirigimos nuestros pasos hacia el Puente de Brooklyn.

Antes de cruzar el puente y aprovechando que el tiempo era bueno bajamos en metro hasta la parada de South Ferry y alli cogimos el ferry GRATUITO a Staten Island. Desde este ferry se puede ver la estatua de la libertad y unas vistas impresionantes del skyline de Nueva york.

Despúes del viajecito en barco subimos hacia el Ayuntamiento y alli comenzamos a cruzar el Puente de Brooklyn. Es un puente muy curioso, los peatones y ciclistas van por una pasarela central y mas elevada que los coches, en el suelo está delimitado el carril para peatones y el de ciclistas y ¡lo mejor es no equivocarse!. Los ciclistas neoyorkinos que pasan habitualmente por alli deben estar hartos de los turistas despistados que andan sacandose fotos en medio del carril bici y por ello, se encargan de recordartelo pasandote a gran velocidad y muy muy cerca de tí.

Aconsejamos cruzar el puente cuando todavía es de día y poder ver el anochecer desde Brooklyn. Es impresionante, se producen unos juegos de luces y colores que te dejan embobado. Cualquier foto que saques parecerá una maravilla. Estuvimos alli unas dos horas y nos pareció 1 minuto.

Siguiente dia ->

 


New York 2004

 

Enlaces

 

Firma en nuestro libro de visitas

 


Guías de viaje: