Nueva York, alojamiento barato, bajo coste

Viernes 16 de Abril de 2004

Empezamos el día en Canal Street (Chinatown), como hemos venido pronto vamos viendo despertar el bullicio diario. Para el que no le gusten las compras, como es nuestro caso, venir a Chinatown puede ser una fuente de disgustos. Está lleno de tiendas de recuerdos y de falsificaciones, asi que si quieres comprar algo "tipico" para llevar a España este es el mejor sitio. El problema es que todos los posibles regalos son bastante cutres pero tenemos algun encargo y hay que cumplir. Primeramente nos dedicamos a la busqueda de Rolex (falsos por suspuesto), preguntamos a los chinos y nos dicen que no tienen, es demasiado pronto y no les interesa arriesgarse de momento. A estas horas de la mañana circulan bastantes negros con maletines que no tienen pinta de ejecutivos precisamente, asi que nos acercamos a uno de ellos y le preguntamos por Rolex, en seguida nos abre su maletin y comienza el regateo. Resulta que hay dos tipos de falsificaciones, las "malas" y las "buenas". Las malas no dan el pego y solo tienen de Rolex la etiqueta, esos los puedes conseguir por unos 10$. Las "buenas" falsificaciones son realmente buenas, son relojes que pesan bastante y tienen muy buena pinta. El vendedor empieza por 250$ la unidad y despues de negarnos mucho nos los deja por 30$ cada uno. Intentamos encontrar mas barato hablando con mas vendedores pero no es posible bajar de 30$. Asi que compramos varios para nuestras respectivas familias.

Después de "perder" toda la mañana en Chinatown nos trasladamos a Central Park y vemos la gente pasar mientras descansamos, comemos y simplemente disfrutamos. Vemos pintores, músicos, turistas, puestos callejeros, newyorkinos, muchas razas, y calma, mucha calma.

Al atardecer nos encaminamos al Empire State, después de varios días de mal tiempo, por fín podemos subir al edificio mas alto de Manhattan. Siguiendo los consejos de varias guías, subimos a tiempo para ver atardecer desde el mirador. Es impresionante, durante la puesta de sol, todo el mundo se agolpa en el lado del mirador por donde mejor se ve, pero aún así se respira mucha tranquilidad. Todos están sobrecogidos y en silencio, solo se oyen los pequeños chasquidos eléctrónicos de las cámaras de fotos. Despues de oscurecer bajamos a la calle. ¡Hemos estado casi tres horas alli arriba y se nos ha pasado volando!

Después de cenar en un Sbarro (con pelea incluída y policia de Nueva york en acción), arrastramos nuestros cuerpos hasta Times Square, no podemos irnos de está ciudad sin despedirnos de la Plaza que nos ha hipnotizado. Estamos cansadísimos pero sacamos fuerzas de flaqueza para dar una última vuelta a la Plaza.

Ahora si, nos despedimos del Nueva York nocturno, mañana solo tenemos hasta las 15:00 libres ya que tenemos que coger el avión a las 18:45 en el JFK.

Siguiente dia ->


New York 2004

 

Enlaces

 

Firma en nuestro libro de visitas

 


Guías de viaje: