Paris, bajo coste, alojamiento barato

9 de Diciembre de 2004

Hoy es nuestro último día en la ciudad. Ya hemos recogido las maletas y después de dejarlas en la recepción nos dirigimos hacia Notre Dame. El lunes ya estuvimos en la catedral pero no pudimos subir a la torre debido a la larga fila existente. Hoy en cambio no había casi cola, y en 20 minutos ya estabamos dentro. Para subir hasta lo mas alto se debe hacer por las escaleras y al entrar ya avisan que no está recomendado para los enfermos del corazón. Como de momento nosotros estamos sanos nos lanzamos escaleras arriba. En una primera parada se pasea por un pasillo entre las dos torres. En esa zona se encuentran las famosas gárgolas características de Notre Dame y una acceso a la campana mas famosa de la catedral. Desde alli se accede a la parte superior de la torre sur a través de unas angostas escaleras en las que el cruce con los visitantes que bajan es bastante dificil. De la parte mas alta se tienen unas vistas impresiontes.

Después de la visita a la catedral nos queremos despedir de Paris comiendo nuestras últimas crepes. En el barrio de Saint Germain Des Pres recordamos haber visto varias creperies y nos dirigimos hacia alli. Nos decidimos por L'Etoile en la calle Princesse y acertamos de pleno. Pedimos unas crepes y unas galetes que llevaban hasta un huevo frito encima. Además podías ver cómo la hacian porque la cocina estaba en medio del restaurante y las paredes eran de cristal.

Al terminar de comer y para exprimir el tiempo al máximo nos acercamos a los Jardines de Luxemburgo, muy cerca de donde nos encontrábamos. La visita fué corta porque hacia muchisimo frio pero nos parecieron muy bonitos. son los típicos jardines franceses con muchos parterres y muy decorados. Debe ser un lujo acercarse por aqui en los meses mas calurosos para tomar el fresco.

Aún nos dio tiempo de rebuscar en una librería cercana un libro de recetas de crepes que pondremos en práctica en España y de tomarnos un cafe creme y un chocolat en Les Deux Magots, cerrando de esta manera el círculo, ya que nuestro primer día en Paris tambien disfrutamos de la misma consumición en uno de los cafés con mas carácter de la ciudad.

Nuestro viaje desde al hotel al aparcamiento de Porte Maillot en donde se tomaban los autobuses de Ryanair no fue todo lo tranquilo que esperabamos. Resulta que en la peor parada de todo Paris en cuanto a conexiones y cuando ya ibamos con el tiempo justo, el con voy de metro se paró y comunicaron por los altavoces que dos personas se encontraban andando por las vias y que mientras la policía iba a detenerlos la línea en cuestión dejaba de circular. Asi que rápidamente tuvimos que rehacer nustro trayecto haciendo unos cuantos transbordos mas y corriendo por los andenes con las maletas. Llegamos justisimos a la parada de Porte Maillot y para colmo un grupo de ryaneros españoles histéricos convencidos de que perdían el avión nos hicieron equivocarnos de salida, teniendo que andar mas de lo previsto para llegar al bus. En el autobús nueva odisea, resulta que la gente se vuelve loca y se creen que no cabemos todos asi que en cuanto abrieron las puertas todo el mundo subió al bus y solo cuando ya no cabía nadie mas ni sentado ni de pie por el pasillo se dieron cuenta de que al lado habia otro autobus vacio para coger a los que no entraban en el primero, Nueva revolución y los que estaban de pie, abajo, para subir al otro. En el aeropuerto de Beauvais otro espectáculo. La "carpaterminal" no es lo suficientemente grande como para acoger a todos los pasajeros y ni siquiera es lo suficientemente larga como para que se organicen filas para embarcar, asi que lo que se monta en un barullo impresionante con todo el mundo histérico para sentarse juntos en el avión.

Después de toda esta odisea, llegamos al aeropuerto de Girona y encontramos el coche en el mismo sitio donde lo habiamos dejado, asi que no nos podemos quejar.

Volvemos con un grato recuerdo de la ciudad y menos grato del viaje con Ryanair. Volveremos a Paris, ¡pero con otra compañia!

 


Viaje a Paris 2004

Enlaces

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 



Guías de viaje:

 

Volver a página principal