Vuelos bajo coste, Polonia, alojamiento barato, hostales, Cracovia

17 de Julio de 2006 - Zakopane

En lunes, nos hemos supuesto que habría menos gente en Zakopane. Este pueblo sería al equivalente a Jaca en España, un pueblo a los pies de las montañas desde donde se pueden emprender diversas excursiones. No ha sido así, para recorrer 100 Km. de distancia entre Cracovia y Zakopane hemos tardado mas de 3 horas por los atascos.

Zakopane se encuentra a los pies de los montes Tatras, estos montes separan Polonia de Eslovakia al estilo de los Pirineos entre Francia y España. Casi todos los Tatras están en Eslovakia, pero justo en la zona de Zakopane la frontera pasa mas allá de los Tatras y por eso es el centro montañoso de Polonia. Para llegar están construyendo una autovía pero todavía les faltan bastantes kilómetros por lo que entre las obras y la gran cantidad de coches que hay, se organizan grandes atascos. El camino hacia Zakopane es curioso. Se pasa por multitud de pueblitos en los que te ofrecen alojamiento, hay tanta oferta que cuesta creer que haya turistas para todos, es algo exagerado!. Pokoje, pokoje, pokoje.... A los lados de las carreteras se plantan las gentes que ofrecen alojamiento sosteniendo un letrero, allí están hasta que alguien para, y allí estaban cuando volvíamos casi de noche hacia Cracovia.

Zakopane para nosotros fue la decepción del viaje. Todo el mundo nos comentaba lo bonito que era, y solamente vimos un pueblo masificado, lleno hasta los topes de "montañeros" y turistas. En la calle mas famosa, en donde las guías decían que podríamos encontrar a artesanos vendiendo sus productos, solamente había (a parte de muuuucha gente), puestos vendiendo mocasines, queso, bastones y mantas y demás objetos de piel. Cuatro productos y 200 puestos!!! TODOS vendiendo lo mismo!!! Increíble que hicieran negocio.

Las atracciones del pueblo son, el funicular, mas barato y menos masificado y el teleférico. Para llegar a este último hay que dejar el coche en un aparcamiento a las afueras del pueblo y realizar un pequeño paseo de unos 30 minutos. Nosotros fuimos tan contentos y ya cerca de las 12 del mediodía, pensando que de esa manera habría menos gente. Cuando llegamos había cola pero no parecía para tanto, pero a la hora de estar allí descubrimos que la ascensión era muy muy muy lenta. El teleférico solamente tenía 2 cabinas y en cada una cabrían unas 30 personas. Cada ascensión podía durar unos 20 minutos, así que.. hicimos unos rápidos cálculos y decidimos que no merecía la pena. Por lo menos nos quedaban 2 horas más de cola!!. Espero que con el éxito que tenía y los precios (no era barato), puedan renovar pronto las instalaciones y poner unas cabinas con mayor capacidad.

Después del fiasco, decidimos que con el coche podríamos descubrir otros paisajes, y no nos equivocamos. Fuimos avanzando hacia varias fronteras eslovacas y descubrimos pueblos y granjas aisladas muy bonitos, y unos bosques frondosisimos y muy verdes.

Después de comer un picnic que llevábamos encima, nos hemos dirigido hacia otra iglesia de madera que nos venía de camino y que también había sido declarada patrimonio de la humanidad. En todo este trayecto ya casi no veíamos turistas, todos estaban en Zakopane!!!

Por la noche, como despedida de Polonia, nos hemos dado un homenaje de nuevo en el Chimera. El restaurante en el que cenamos el día 13 y que era de auténtico lujo.

Día siguiente ->

 

 

 

Vacaciones 2006

Fotos

Alojamiento

Transportes

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 

Guías de viaje:

 

Volver a página principal