Vuelos bajo coste, Polonia, alojamiento barato, hostales, Cracovia

5 de Julio de 2006 - Budapest

Para tomar contacto con la ciudad decidimos ir caminando hacia la parte alta de Buda, en donde se encuentra el palacio real y la Iglesia de San Matias. Todo en esa zona está muy bien conservado y tiene unas vistas impresionantes del resto de la ciudad. Visitamos la iglesia de San Matías, el Bastión de los Pescadores, el palacio real y callejeamos por la parte antigua.

En esta zona tenemos nuestro primer contacto con el agua embotellada en los países del este. Resulta que no les debe parecer útil embotellar el agua sin mas, así que a todas les añaden un poco de HydrogenCarbonat (gas para los amigos). Las que son "con gas" tienen mucho HydrogenCarbonat y las que son "sin gas" tienen menos, pero igualmente tienen gas!. Ayer por la noche, en donde cenamos, pensamos que no nos habían entendido y que nos habían traído el agua con gas, pero ahora ya sabemos que esa era "sin gas". ¿?

También en Budapest descubrimos otra costumbre que luego veremos que es lo común en el resto de ciudades del este. Los coches aparcan en las aceras y está totalmente permitido. Tan permitido que incluso existe una raya pintada en el suelo que indica hasta donde se puede llegar con el coche, para que los peatones puedan pasar aunque sea en fila india.

Comprobamos que Budapest es una ciudad de contrastes, conviven calles arregladas y con encanto, con edificios que amenazan ruina, coches viejisimos con últimos modelos. En general los establecimientos hosteleros tienen una estética muy cuidada y a la última moda de cualquier ciudad europea. Apetece entrar en todos!.

Después de visitar la parte antigua de Buda, bajamos por la montaña y cruzamos el puente de las cadenas para llegar a Pest. A orillas del Danubio hay restaurantes con terrazas con vistas a Buda y cartas interesantes. Nos decidimos por uno de ellos y un camarero muy simpático nos explica sus mejores platos. Pedimos gulasch y atún con pasta y salsa, ambos dos platos típicos de Hungría.

Después de comer y como la ola de calor afecta a toda Europa, y a Budapest también claro, decidimos ir al hotel a las piscinas que tiene anexas. Allí comprobamos que la moda de la depilación masculina también ha llegado, así que Allí estoy yo con mis pelambreras llamando la atención :-)

Por la tarde visitamos el barrio del Parlamento (inspirado en las Casas del Parlamento de Londres). Todo el barrio está lleno de edificios oficiales y emblemáticos. Visitamos la Iglesia de San Esteban y varias plazas muy agradables. Para terminar la tarde nos dirigimos al café New York. Uno de los de mas solera de todo Budapest que sigue manteniendo su encanto a pesar de haber sido recientemente renovado. Hay música en directo y el trato es de lujo, Allí nos tomamos un café con fresas! y un batido gigante por menos de 4 euros.

Los horarios de Budapest también nos traen locos, las tiendas cierran a las 18:00 - 19:00, los baños a las 18:00, la piscina de nuestro hotel también cerraba a las 18:00. Pero si es cuando mejor se está!.

Al volver hacia el hotel damos una vuelta por el barrio judío. Entre que está anocheciendo y casi no hay luces en la calle, lo vemos muy tétrico y no muy acogedor. Nos vamos al Hotel.

Día siguiente ->

 

Vacaciones 2006

Fotos

Alojamiento

Transportes

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 

Guías de viaje:

 

Volver a página principal