Vuelos bajo coste, Polonia, alojamiento barato, hostales, Cracovia

8 de Julio de 2006 - Varsovia

Qué pena dejar el Palace!, nos deleitamos con un suculento desayuno que no volveremos a ver en mucho tiempo. El hotel está justo en frente del Palacio de la Cultura, un edificio típicamente comunista, enorme, así que vamos a visitarlo. Se puede acceder al mirador de la planta 30 y nos sirve para tener una perspectiva diferente de la ciudad. Observamos que todos los edificios son del tipo que vimos ayer desde el autobús y que hay muchos parques por toda la ciudad.

Al bajar cogemos de nuevo el bus 180 y al pasar por la parte vieja, vemos que está lleno de soldados franceses y polacos vestidos como en la época de Napoleón. Nos quedamos por allí y hacen una especie de desfile rememorando algún hecho histórico pero que no acertamos a adivinar.

Después de comer algo nos vamos a la estación central (que también estaba en frente del hotel), allí cogemos un tren expresso hacia Gdansk-Sopot. Hemos comprado los billetes por internet y no tenemos que hacer ninguna cola. Llevamos el billete impreso y el revisor lleva una lista con los pasajeros de internet (solo nosotros je je), y comprueba tus datos. Es comodísimo!. Vamos en 2ª y el tren nos recuerda a algunos españoles de no hace tanto tiempo. Los vagones están divididos en compartimentos de 6 personas y nos toca con unos señores muy amables, que nos ayudan a subir las maletas al maletero y nos dan conversación. Ellos son de Slupsk, cerca de Alemania, y nos preguntan acerca de nuestro viaje, de dónde éramos etc. Nosotros también les preguntamos cosas y hablamos de la cerveza, el mundial y el español en el mundo y eso hace que el viaje de 4 horas se nos haga mas ameno. Hay que decir que solamente uno de ellos hablaba inglés y era con el que hablamos, el resto no entendía ni una palabra.

EL paisaje polaco es bastante llano, no hay montes a la vista y cada vez hay mas humedad por acercarnos al mar báltico.

Nuestro objetivo era Gdansk, pero como no encontramos alojamiento, nos decantamos por Sopot, que está justo al lado. Sopot es como el Salou de los polacos. Una ciudad muy enfocada al turismo playero en donde hay muchas discotecas, bares y ambiente juvenil.

La pensión a la que vamos (Pensjonat Irena), no es lo que nos esperábamos. Según la guía Trotamundos estaba totalmente renovada, y comprobamos que eso debió ser hace 30 años. Las habitaciones eran grandes, pero el baño estaba viejo, sucio y medio roto. Otro detalle nos cabreo ya del todo. Las sabanas bajeras no llegaban a cubrir el colchón¿?. Protestamos y solo conseguimos que nos dieran otra sábana para poder cubrir lo que faltaba. En fin, que no lo recomendamos bajo ningún concepto.

Dando una vuelta por el pueblo, observamos gratamente cómo todos los locales están perfectamente decorados, con mucho gusto y sin cosas estrafalarias. Los edificios también están cuidados, no hay bloques de apartamentos tipo español, todas las construcciones son o imitan a los caserones que en su origen construyeron los burgueses polacos a principios del siglo XX.

A pesar de ser muy turístico, cenamos en pleno centro en una terraza por 10 euros!!. Esto es un chollo!.

Día siguiente ->

 

Vacaciones 2006

Fotos

Alojamiento

Transportes

 

 

Firma en nuestro libro de visitas

 

Guías de viaje:

 

Volver a página principal